lunes, 18 de octubre de 2010

Mauricio Salvagnini

Chicos, chicos, chicos….
La cara de efebo se asoma entre el cuerpo de hombre con la ternura  y lozanía de la adolescencia en flor.
Hablar de jóvenes después de la era del hedonismo es hablar de una actitud mas que de una edad pero aquí aceptemos que de niñez se podría tratar.
Los ángulos de la cara redondeados no han sufrido las tensiones de la gravitación, la piel es tersa y su blancura candidez.  De la barba solo una insipiente sombra que resalta el mentón partido y las facciones esperan por la vida y experiencias marcarse y madurar,  después de la angelical pubertad.
El cabello corto con intención de cresta castaña colorada no le hará destacar y lo conservara en cómodo anonimato de la tribu juvenil.
No habíamos tenido una de las prendas claves del uniforme urbano de los que identifica a los jóvenes desde mediados del siglo XX, la campera vaquera en jean.
La vimos regresar en Brokeback Mountain de Ang Lee y recordamos en especial el modelo de la marca de la W “Wrangler”,  que americanizo a los universitarios el periodo de la represión en la Argentina. 
La vaquera de corte básico de almillas y pinzados con bolsillos de tapa y costura industrial ha sufrido pequeñas modificaciones de ajuste desde que apareció como suma de uniformes militares con ropas de trabajo,  que se produjeron y consumieron de forma estandarizada y masiva en la conquista del oeste americano para mineros, obreros, vaqueros y leñadores.
Se ajusto en los 50s, se inmortalizo en cuero negro en los 60s, expreso el unisex en los 70s y se acorto y amplio de hombros en los 80s.  En los 90s, el grunge la redescubrió original vintage y en nuestros tiempos de crisis parece volver con su resistente, masivo y atemporal anonimato y funcionalidad.
Nada mas básico que un conjunto en denim vaquero americanizado con  T-shirt blanco ahora panfleto o soporte para la expresión grafica de la diferencia sobre el corazón.
Todas las piezas parecen un poco holgadas –easy o relax fit-  sin llegar a la sobredimension estrafalaria, reflejando comodidad y tal vez algo de desinterés por los fenómenos moda consumista que mediatizados bombardean constantemente a los jóvenes.  Los chicos ahora de nuevo parecen escépticos y se expresan con sutil antimoda, indi o outsider sin retoques ni FX.
La bufanda tejida en vibrante tricolor me recuerda la bandera bolivariana que ondea de Venezuela hasta Ecuador y aporta un poco de nostalgia y sabor artesanal del hecho a mano con un toque de etnia o folklore.
El conjunto vaquero de campera y jeans por democrático, resistente y universal,  se hizo tan uniforme en la segunda mitad del siglo XX que pocos lo llevan ahora en la era de la personalización.  Mauricio disidente,  lo porta con los clásicos signos de uso y las marcas que solo el paso del tiempo dejara. El denim mas conocido como jean vuelve a los pesos mas altos, los lavados mas neutros y los desflecados y deshilachados son por desgaste natural.
Mauricio Salvagnini es estudiante de relaciones públicas.

Lo que mas me gusta de mi cuerpo
Mi panza.

Si algo trato de esconder y como
Trato de esconder mi altura, pero me es imposible.

Casi siempre me pongo tal cosa....
Jeans.

Nunca usuaria .... aunque me lo regalaran
Algo hippie (un pantalón de bambula por ejemplo).

1 comentario:

Datos personales

Mi foto
Colombiano, dis. Industrial de la UPB de Medellín en el 91. Radicado en BsAs hace siete años. Es profesor de la clínica Coolhunting y de director de la cátedra de investigación de mercados en la UP desde el año 2008. Creador y gestor de su propia línea de indumentaria y joyería en seda con el nombre de “Habito de amar”. Presento su colección en Eco Friendly Expo de NY en mayo de 2010 y en la BMW-NYFW sep 2010 con Laura Valenzuela. En Colombia fue Cult Research del FCL de Milán y director del observatorio de tendencias de consumo Street Vision Inexmoda 96 al 02. Docente e investigador, en Medellin coordino el programa de Diseño de Indumentaria de la UPB 94-01, dirigió el taller de tesis de grado en la Colegiatura de Diseño 99-02. Profesor invitado a la especialización en periodismo cultural de la Fac. de Periodismo de la UNLP y El CCRJ de la UBA. Dirigió y asesoró la gestión de proyectos de marca para Prints, Tripper, Americanino, Sur Designers, Styloide, Primatela y a cadenas de grandes superficies como Éxito Casino, Carulla y Wal Mart. Escribe la columna semanal “estilario” para el suplemento queer SOY, del diario Pagina/12 y Universo Centro.

Seguidores